Cómo elegir la mejor ubicación en Europa para su infraestructura

Blog

Categorías

La elección de la ubicación de la infraestructura IT de una compañía es fundamental para ofrecer un servicio de buena calidad a nuestros clientes o empleados. Para esta elección se deberán analizar las fortalezas y debilidades de los distintos mercados europeos existentes. Para ello, puedes hacer uso de un informe elaborado por Interxion donde se realiza un análisis de los mercados europeos. Las distintas diferencias en temas legales, características técnicas o regulación fiscal son las que marcan la diferencia y las que se han podido obtener gracias al uso de fuentes públicas, que garantizan la neutralidad de este documento.

Descarga nuestro whitepaper (en inglés)

Desde Interxion hemos querido elaborar este documento para favorecer la toma de decisiones por parte de nuestros clientes a la hora de establecer su ubicación en infraestructuras IT en Europa. El resultado ha sido este whitepaper que analiza las distintas opciones con 18 criterios entre los que destacan los antes mencionados.

Muchas empresas acceden al mercado con la idea clara de elegir una ubicación que por cercanía geográfica le ofrezca más garantías. Esta no siempre es una decisión del todo acertada, pues como hemos querido demostrar con este informe, existen hasta 18 criterios más a tener en cuenta y que harán que nuestra empresa funcione de forma mucho más eficiente gracias a unas infraestructuras IT con unas características más favorables para el desarrollo de nuestra compañía o el servicio prestado a nuestros clientes.

No obstante, como sabemos que cada empresa busca unas características distintas, no hemos querido hacer un ranking. Hemos analizado las distintas opciones existentes en Europa en función de estos 18 criterios. Factores a tener en cuenta tanto como la ubicación cuando vamos a contratar un centro de datos, pueden ser también las características técnicas, las legales o las regulatorias. Pero también existen otro tipo de factores no siempre tenidos en cuenta, pero que en determinadas situaciones pueden ser cruciales, tales como el entorno cultural del país en cuestión.

El hecho de que cada vez más empresas estén ofreciendo sus servicios en Europa del Este u Oriente Medio, ha hecho que dichas compañías se empiecen a preguntar dónde ubicar su centro de datos para servir mejor a estos clientes. Seguir utilizando los centros de datos de Europa Occidental es una opción que muchas están realizando. Para acercarse a su cliente final, empresas de otros continentes barajan la opción de contar con infraestructuras en Europa. Con este documento, el análisis será mucho más efectivo y las opciones de éxito se multiplicarán.