Inventando el futuro de la conectividad

Blog

Categorías

Para quienes vivimos en zonas urbanas, parece difícil de entender cómo es posible que mientras en casa, en la oficina o incluso en cualquier dispositivo móvil tenemos conexión a internet de alta velocidad, en otros lugares el acceso a la red es nulo. El nivel de conectividad a lo largo y ancho del planeta presenta grandes deficiencias y es que hay lugares muy inaccesibles que dificultan esta tarea, de hecho casi dos tercios de la población no cuenta con acceso a internet. Por suerte, las grandes empresas de internet han entendido que la conectividad es la clave para el desarrollo de la sociedad de la información y por lo tanto de la existencia de su propio modelo de negocio. Por ello, están poniendo grandes esfuerzos para que internet pueda llegar hasta los lugares más recónditos e insospechados.

Si pensamos en la gran empresa de internet, seguramente y de forma inmediata, nos viene a la cabeza Google. Es una realidad que desde hace tiempo ha dejado de ser simplemente un buscador, llevando a cabo proyectos de lo más dispares, pero con un objetivo en común, el progreso. Entre todos sus proyectos podemos encontrar uno denominado Proyecto Loon, cuyo objetivo no es otro que ofrecer internet en los lugares más recónditos con la ayuda de globos aerostáticos.

Recientemente estos globos de Google han conseguido completar su primera vuelta al mundo y parece que ya lo tienen todo listo para ofrecer Internet a todo el hemisferio sur. Según las previsiones de Google, el próximo año ya podría existir toda una flota de globos en forma de anillo que daría cobertura a todo el hemisferio sur. De esta forma, toda la zona que quede cubierta por el espectro de estos globos, tendrá conexión estable a internet. Para ello estos globos son capaces de mantenerse a 18.000 metros de altura durante 100 días gracias a los paneles solares que llevan incorporados. Sin lugar a dudas un avance más que considerable que deja fuero de juego a los problemas orográficos que pueda presentar el terreno.

De los globos a los drones

La tecnología de los globos aerostáticos no ha sido la única que Google ha estado probando para ofrecer internet a todo el mundo. Google también está trabajando, tras la compra de la empresa especializada en vehículos no tripulados solares Titan Aerospace, en el uso de drones para proporcionar conexión a Internet en las zonas más inaccesibles. Las pruebas no tardarán en dar comienzo ya que Google ha solicitado los pertinentes permisos a la FCC.

Parece que el rumbo iniciado con los globos no era más que una posible prueba y que el futuro de la conectividad en las zonas donde llevar Internet es más complicado está en estos drones. Para convencernos, solo hay que ver la autonomía del primer modelo solar que se pondrá en funcionamiento, nada más y nada menos que 5 años sin necesidad de pisar tierra.

Sin embargo Google no ha sido la única compañía de Internet que ha querido experimentar con nuevas formas de conectividad. Facebook también ha saltado a la palestra, de hecho fue el principal competidor para la compra de Titan Aerospace. La derrota en esta operación no ha mermado el interés de la compañía de Zuckerberg en que cualquier persona tenga acceso a Internet y forma parte de la iniciativa Internet.org donde podemos encontrara multitud de empresas tecnológicas aunando esfuerzos por conseguir este objetivo común.

Pero la cosa no queda aquí, Facebook ha creado un grupo de trabajo interno llamado Connectivity Lab que cuenta con la colaboración de expertos de la NASA y de otras empresas del sector aeroespacial. El objetivo es el mismo que persigue Google, poner un marcha toda una flota de drones solares que giren en círculo sobre una zona geográfica generando un campo de conectividad, el cual sería incluso más eficiente que el de los propios satélites o antenas a los que estamos acostumbrados.