Investigadores consiguen almacenar 700 terabytes en 1 gramos de ADN

Blog

Categorías

El ritmo de crecimiento del almacenamiento de datos es una de las mayores variaciones de la tecnología. Si hace bastante poco nos asombrábamos con las memorias USB que podían almacenar 1 GB, hoy en día nos encontramos con que unos investigadores han conseguido almacenar 720.000 GB en tan solo 1 gramo de ADN.



El ADN es lo que proporciona información sobre nuestras generaciones pasadas y sobre nuestro futuro. Por este motivo, aunque sea raro que se pueda almacenar datos en él, no deja de ser algo relacionado. Y con esta conclusión han sido como han llegado al logro unos genetistas y nanoingenieros que consiguieron unir por una parte nanopartículas compuestas de plata y por otra el ADN de un salmón. Con esta combinación llegaron a la construcción de un soporte de memoria cuyo funcionamiento se asemeja al de un disco óptico.

Este funcionamiento es bastante sencillo de entender si pensamos en este disco. La información queda escrita una vez y queda secuenciada en el ADN del salmón. Es posible acceder a esta información tantas veces como se esté interesado en su consulta. De hecho los investigadores han afirmado que no hay forma de alterar los datos escritos.

Para conseguir este logro los investigadores han tenido que convertir la información de 1 y 0 (digital) en información A, G, T y C (ADN).

Aunque es una técnica que, de momento, solo se puede utilizar en un laboratorio, podemos ver ya que se trata de una innovación que puede revolucionar el mundo de internet y del almacenamiento de datos tal como lo conocemos. Aunque brevemente, es posible almacenar datos en células vivientes: en un futuro podremos guardar en nuestro propio cuerpo, en nuestro ADN, más de 700 terabytes. Una vez descubierto que en el ADN de un salmón se puede almacenar toda esa cantidad de espacio, pasar este sistema al ADN humano es posible.

De momento ya se han obtenido resultados válidos y medibles de esta forma de almacenar datos. Uno de los investigadores de este proceso consiguió guardar varias copias de su libro en el ADN del salmón. Estas copias están dentro de un tubo de ensayo que lleva en su interior un gramo de ADN que si no se destruye de forma física durará durante cientos de años. Si unimos ADN y, por ejemplo, tenemos un dedo pulgar conseguiremos guardar todos los datos en internet. Solo con un dedo pulgar de espacio físico se podría almacenar todo internet. Increíble, ¿no?