Nuevos captchas que revolucionarán Internet permiten diferenciar entre hombres y máquinas

Blog

Categorías

Si navegas por Internet de forma habitual, seguro que alguna vez te has encontrado con algún captcha para poder acceder a un contenido o descargar algún archivo de internet. Un captcha es un juego de caracteres, imágenes o en ocasiones ambos que el usuario de Internet debe rellenar para poder entrar. De esta forma el administrador del sitio web se asegura que la persona que está accediendo a esa página o está utilizando sus servidores es un humano y no una máquina. Las máquinas que acceden a las webs no son todas negativas, pues hay algunas, como el robot de Google, que permiten rastrear la red para alimentar un buscador tan preciso como el existente en su web. Ahora bien, también existen robots que pueden saturar el servidor, hackear la web o robar información, y es por esto que muchos expertos trabajan para obtener un método infalible que prohíba el acceso a máquinas dañinas para las webs.

Estos investigadores han logrado un método que puede ser la solución a este problema. Este procedimiento viene desde los Estados Unidos, concretamente desde New Jersey, y se basa en una serie de captchas totalmente novedosos y distintos a lo que conocemos en la actualidad. Estos captchas se basan en imágenes en formato vídeo que plantean una serie de problemas que la inteligencia visual del ser humano debe responder. Teniendo en cuenta que el ser humano es capaz de procesar más de una docena de fotogramas en un segundo, estos captchas irán lanzando fotogramas para que el usuario acierte el enigma y pueda entrar a la web. Un ordenador, de momento, no es capaz de interpretar esta secuencia de imágenes como lo haría un humano. De momento, los niveles de inteligencia visual y contraste del ser humano son mucho mayores que los de una máquina, y ahí es donde reside la idea de estos nuevos captchas que ya han sido patentados y que muy pronto veremos por una gran cantidad de websites.

Si te parece que los captchas actuales son ya de por sí complejos, debes saber que en su mayoría están basados en combinaciones aritméticas, por lo que su resolución es sencilla para las máquinas. Los ordenadores lanzan pruebas continuas sobre un captcha aritmético y finalmente acaban descubriendo cuál es el enigma pues, como decimos, las pruebas son casi infinitas hasta dar con el resultado. Gracias a la aparición de estos nuevos captchas parece ser que internet será un lugar más seguro y los humanos tendremos un acceso privilegiado a sitios donde las máquinas no podrán llegar.