La industria de la telefonía móvil no conoce límites

Blog

Categorías

Aunque la implantación de las nuevas tecnologías en la sociedad ha aumentado su velocidad en los últimos tiempos, hace cinco años era complicado prever el impacto que tendrían los smartphones en nuestras vidas y en la economía. A día de hoy, se calcula que los teléfonos móviles suponen el 1,03% del PIB mundial y es una industria a la que de momento no se le observa una desaceleración o amenaza de colapso.

El sector de la telefonía móvil en España y las distintas áreas que mantiene, desde los desarrolladores de aplicaciones y contenidos hasta los proveedores de acceso o las infraestructuras necesarias, calcula que en los próximos tres años se superará el 200% de crecimiento. Los 12.000 millones de euros que se obtuvieron de beneficio en 2013 ahora suenan a poco en unos de los países europeos con mayor porcentaje de adultos con smartphone: superior al 72%.

Si los SMS y MMS han sufrido un descalabro por las aplicaciones de mensajería instantánea, el m-commerce ha aumentado exponencialmente y se ha perdido el miedo a realizar negocios y compras desde los teléfonos móviles. Se espera que en un breve plazo se alcancen las cifras que obtienen estos mismos negocios a través de ordenadores. Aunque todo esto se puede resumir con el cálculo de un aumento de 800% en el volumen de datos para el 2019.

Más allá de estadísticas, el crecimiento de la industria se puede comprobar en la sociedad. Estas tecnologías que hace un lustro solo estaban en manos de jóvenes y profesionales, ahora se pueden encontrar en toda clase de ciudadanos: adolescentes, personas que trabajan en casa e incluso jubilados. Los selfies y la gratuidad de Whatsapp, Line o Facebook han supuesto un brutal avance en la confianza y predilección por estas tecnologías. Nadie hubiese imaginado cuatro años atrás a grupos de jubilados discutiendo sobre qué teléfono es mejor o en qué compañía les han ofrecido el nuevo producto de Apple.