Bienvenidos a la era de las finanzas 2.0

Blog

Categorías

Si nos remontamos al año 2005 y comparamos el sector de servicios financieros de entonces con el de hoy en día, nos quedaríamos impactados no solo por las diferencias sino también por la continuidad. A pesar de las turbulencias en los mercados financieros, los avances en la tecnología y los cambios en las regulaciones, las compañías financieras continúan operando en gran parte de la misma manera que entonces. Los productos y servicios han cambiado, pero la forma en que las transacciones se operan y luego ejecutan son notablemente similares.

Sin embargo, ahora estamos llegando a un punto de inflexión desde el que se observará la transformación del sector de servicios financieros, impulsada por nuevas capacidades tecnológicas. Vemos actualmente el auge de las Finanzas 2.0, un tiempo caracterizado por perturbaciones y por innovaciones, cuyo liderazgo no lo llevan las grandes instituciones sino las start-ups y empresas que desean adaptarse al nuevo paradigma.

A medida que nos movemos en este nuevo tiempo, cómo podemos definir qué son las Finanzas 1.0? Las Finanzas 1.0 tenían una serie de características que las diferenciaban de la nueva evolución, pero sobre todo fue el momento en que la velocidad dominó al mundo financiero. Las transacciones de baja latencia se convirtieron en la norma para todas las instituciones, cuando el tiempo se convirtió en dinero y la velocidad de mercado en una fuente de beneficios.

Se produjo entonces una expansión IT, con las empresas contratando cientos de desarrolladores y técnicos para asegurar que su negociación bursátil fuera competitiva y no se viera entorpecida por escasa infraestructura. Las compañías de servicios financieros comenzaron a rivalizar con las grandes tecnológicas, como Microsoft u Oracle, en el número de ingenieros con el que contaban en sus plantillas.

Cuando a esta situación se sumaron las dificultades tecnológicas que sucedieron como resultado de fusiones y adquisiciones, el área IT se convirtió en una parte crucial de las operaciones financieras, a menudo en detrimento del negocio.

Finalmente, esta época se definió también por el generalizado apalancamiento financiero, con instituciones que prestaban más que antes debido a la liquidez de los mercados. Al final, esto llevó al pinchazo inmobiliario y a la recesión subsiguiente, así como a modelos que han tenido que cambiar en forma significativa para evitar que esto ocurra otra vez.

La etapa de las Finanzas 2.0 estará definida no solo por la respuesta del sector a los excesos previos sino también por los cambios en la tecnología. Mientras que la baja latencia continúa siendo importante, la llegada de tecnologías como el modelo cloud o el Big Data dan a entender que las innovaciones se producen desde un abanico de áreas diferentes a la financiera. La disponibilidad de estas nuevas tecnologías hace prever que veremos cambios promovidos por empresas más pequeñas y más innovadoras en vez de por aquellas más grandes y mejor financiadas. Esto ya es una realidad en el caso de los actores involucrados en FinTech o Tecnologías Financieras, que han surgido debido tanto a los cambios tecnológicos como a las restricciones presupuestarias, otro factor clave.

El dinero para financiar a miles de desarrolladores en cada banco ya no está disponible, y las maneras de reducir costes y desarrollar la rentabilidad continúan siendo demandadas sin importar quién o dónde se desarrolla esta tecnología.

La era de las Finanzas 2.0 representa una oportunidad para quienes deseen ser más innovadores en su planteamiento y estén más deseosos de colaborar. Esta colaboración en torno a especialidades, sea en una incubadora específica o en un centro de datos de colocation será la clave para asegurar que esta época se caracterice por alteraciones positivas.

El objetivo final es proveer a los clientes con mejores servicios que conduzcan a rendimientos óptimos para las empresas. En esta nueva etapa, facilitada por la disponibilidad de tecnología, se verán más compañías colaborando que en la etapa anterior.