El debate continúa entre los defensores de la neutralidad de la red y sus oponentes

Blog

Categorías

Por Jeff Smith, Director de Estrategia y Marketing para el segmento Conectividad, Interxion

Luego de que la Comisión Federal de las Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) emitiera su disposición de Internet Abierto en febrero, parecía inevitable una prolongada batalla legal. La lucha más reciente finalizó luego de que la FCC echara por tierra una petición presentada por las compañías de telecomunicaciones, incluyendo AT&T, CenturyLink, USTelecom y la asociación profesional de redes inalámbricas CTIA para retrasar la implementación de la disposición de Internet Abierto.

La petición no es sorprendente, dado que las compañías de telecomunicaciones y los proveedores de servicios de internet (ISP) son los que más tienen que perder si se aprueba la neutralidad de la red. La disposición de Internet Abierto prohibiría los acuerdos de prioridad de pago (las llamadas “vías rápidas de internet”), que permitirían a los ISP cobrar un cargo adicional a sus clientes a cambio de un servicio mejorado.

Esto es un problema para los ISP, que necesitarán invertir en forma continua en sus redes para satisfacer la creciente demanda de los consumidores. Será necesario encontrar otra vía para monetizar los servicios y recuperar la inversión permanente de CAPEX en sus redes para mantenerlas.

Por otra parte, los consumidores, los proveedores de contenido y los desarrolladores de aplicaciones festejan la disposición de Internet Abierto y la negación de la FCC a la petición del sector Telco. Internet es una parte irremplazable de nuestras vidas; el 87 por ciento de los adultos de Estados Unidos utilizaron internet en el año 2014, y todos ellos se dan cuenta de su valor. Lo que ganan los consumidores es la seguridad de que tendrán la misma experiencia de calidad que todos los demás, porque todo el contenido que se distribuye por internet debe ser tratado de la misma manera por los ISP. Los consumidores tampoco tendrán que pagar ninguna tarifa nueva por servicios de la misma calidad.

Además, los proveedores de contenido OTT (over-the-top) se beneficiarán porque no volverán a perder la guerra de precios en servicios de internet fiables a favor de ISP y Telcos existentes. Esta resolución también asegura que la próxima generación de desarrolladores de aplicaciones no tendrá que preocuparse de pagar una tarifa extra a un ISP para asegurar que su producto se distribuye en forma rápida y justa.

En resumen, esta petición es solo uno de los asuntos que se irá desarrollando a lo largo del año. La FCC aún tiene que hacer pasar su disposición de Internet Abierto a través de apelaciones y de un conjunto de demandas diseñadas para derribarla. Quedan aún sin embargo preguntas acerca del nivel de poder que tendrán los legisladores sobre el modelo de precios y el desarrollo de la red. Hasta que el fallo finalice más adelante este año, la única certeza que queda es que internet es un servicio crítico en la vida de todos y que está allí para quedarse.