Cinco razones por las que puedes necesitar un servidor dedicado

Blog

Categorías

En la contratación de un servicio de hosting, la mayoría de empresas piensa en un único valor a tener en cuenta, el del ahorro de costes. Sin embargo, como sucede en la mayoría de sectores, hay que valorar si el hosting merece una consideración especial, hasta el punto de evaluar la compra de un servidor dedicado. Se expone a continuación cinco razones por las que la empresa podría necesitarlo.

1. Mayor seguridad

Frente al servicio que puede contratarse en un servidor compartido, el servidor dedicado ofrece una mayor seguridad en todos los sentidos. De esta forma, tanto la información sensible como cualquier actividad o material digital alojados en él disfrutan de una mayor privacidad y un mayor control sobre las aplicaciones instaladas.

Hay que tener en cuenta también que en servidores no dedicados, la acción de un solo cliente puede poner en compromiso la seguridad y estabilidad de todos los demás que comparten dicho espacio. Al obtener la total responsabilidad sobre el servidor dedicado, curiosamente la empresa suele tener más cuidado en cada una de sus acciones, que podría afectarle tanto por ser la única responsable como también porque podría ser la única víctima de sus consecuencias.

2. Asegurar un tráfico fluido

Una de las principales razones por las que vale la pena contratar un servidor dedicado es asegurarse de que el tráfico que accede a nuestra página web, plataforma o sistema digital es fluido y creciente.

Sobre todo en aquellos casos con mucho tráfico diario, así como en los que ofrecen un servicio de descarga pesada, ya sea por emisiones en streaming o porque su dedicación es la descarga de determinado material digital, un servidor dedicado puede ser la opción idónea para evitar problemas de acceso y navegación que se conviertan en una mala experiencia del usuario.

3. Poder de crecimiento escalado

Muchos medios digitales y plataformas de desarrollo se encuentran en continuo avance, investigación y crecimiento. En un servidor no dedicado, las limitaciones en este sentido pueden llegar a frenar o incluso interrumpir dicho crecimiento suponiendo una traba muy importante para la empresa o startup. En este sentido, el servidor dedicado asegura una posibilidad de crecimiento escalado, acorde a las necesidades y capacidades de cada empresa.

4. Facilidad de resolver problemas

A la hora de contar con un servidor dedicado, se tiene muy en cuenta el factor de resolución de problemas. Por un lado es mucho más sencillo identificar un problema en un servidor exclusivo en el que probablemente sea una acción propia la que ocasione un fallo o conflicto a resolver. Por otro lado, la empresa suministradora del servicio podrá dedicarle un tiempo más eficiente a la resolución de un problema en un servidor dedicado, frente a otro tipo de servidores donde el solo hecho de localizar dónde está el fallo puede implicar un consumo importante de su tiempo.

5. Ahorro de costes

Muchos empresarios no tienen a veces en cuenta que un servidor dedicado podría resolver los problemas derivados del coste de tener varios dominios en planes de alojamiento distintos. Con el servidor dedicado es posible aglutinar todos estos proyectos o sitios web en un único sitio con un único coste, lo que supone en balance un ahorro frente a la opción de gestionarlos en forma fragmentada o independiente.