La guerra entre operadoras y Whatsapp se eterniza

Blog

Categorías

La reciente nueva función de Whatsapp prometía revolucionar la industria. Las operadoras de telefonía móvil anunciaban el fin de los tiempos por su existencia. No ha sucedido ni una cosa ni la otra: las llamadas por Whatsapp no son tan utilizadas y el sector no se ha arruinado, pero la batalla continúa.

Esta función de llamadas por Whatsapp hace uso de las infraestructuras de operadoras de telefonía móvil, con el fin de permitir a sus usuarios el uso de la transmisión por datos para que puedan realizar llamadas de voz a otros contactos que utilicen el mismo programa.

De esta forma, los usuarios no tendrían que hacer uso de las tarifas de voz, sino de las tarifas de datos, mucho más económicas y holgadas en sus ofertas, ya que nunca se plantearon esta posibilidad, sólo vislumbraron la navegación por internet.

El sistema, obviamente, podría suponer un ahorro de costes al consumidor más intensivo, si en lugar de utilizar su propia tarifa de datos, se vale de conexiones a internet vía wifi con las que no tendría que pagar ni un céntimo de euro para poder hablar con cualquier contacto de su teléfono, sin límite de tiempo.

Las operadoras han acusado a Whatsapp, así como a otras empresas similares como Facebook, de utilizar sus infraestructuras para luego ofrecer servicios que menoscaban sus beneficios. Por ello, solicitan al Gobierno medidas que les obliguen a invertir en dichas infraestructuras, con el fin de que el impacto económico sea mucho menor y todos salgan ganando.

También están preocupadas las empresas suministradoras de banda ancha, en ocasiones externas a las propias compañías teleoperadoras, ya que ellas se encargan de ofrecer un consumo de conexión por el que pagan específicamente lo que se usa. Es decir, cuanto más se navegue, menor será el beneficio final. La descarga de contenido multimedia todavía es limitada en internet vía móvil y no parecía haber riesgo en el sector, pero el consumo masivo de llamadas por internet podría cambiar completamente la situación con un aumento significativo de la transferencia de datos.

El Gobierno, de momento, tiene bastante claro que no va a meterse en medio de esta trifulca. El Ministro de Industria, Energía y Turismo ni piensa limitar las llamadas VoIP ni tampoco aplicar un mayor control en el uso de este tipo de funciones esencialmente personales.

Pese a todo, Whatsapp no tiene ganado todo lo que le gustaría. Lo cierto es que el sistema no es tan utilizado como se creía (es una realidad que las llamadas de voz están en declive, cualquiera sea el canal por donde se realicen) ni es tan eficaz como prometían, ya que sufre caídas del servicio, pruebas de conexión fallidas o conversaciones entrecortadas.

Hay que esperar, obviamente, a la llegada de la tecnología de conexión 4G y a que las comunicaciones más allá de la simple navegación mejoren significativamente, cuando se realizan con conexión a internet. En ese momento veremos si la batalla abierta entre operadoras y Whatsapp va a alguna parte, o si al menos tenía algún sentido.