Por qué mi empresa necesita una conexión más rápida a Internet

Blog

Categorías

Se está hablando estos días de la urgencia de una mejora de las ofertas de conexión a internet, pero enfocada más que al ahorro económico, hacia una mayor velocidad de navegación como objetivo principal.

En el caso de las empresas esta necesidad es igual o más acuciante que para los usuarios a título individual. Antes de explicar los motivos de ello, es necesario dejar claro la causa más importante de por qué la conexión ahora va más lenta que hace unos años.

A nivel general se informa de que internet pesa más. Las páginas web contienen más elementos que, además, son más pesados por la cantidad de información incluida en ellos. Esto afecta a los 3 principales componentes de una página web:

  1. Texto. Cada vez hay mayor cantidad, con diferentes estilos y prácticamente sin límite alguno en lo que se refiere a extensión. Entre ellos podemos mencionar el texto informativo, el texto del menú, el texto de enlaces referenciales o el texto publicitario.
  2. Imágenes. Son cada vez más pesadas, porque intentan mostrarse con la mejor calidad posible y, aunque se optimicen para ello, las fotografías presentes en una web hoy son más pesadas significativamente que hace unos años. Si a ello le unimos la gran cantidad de recursos gráficos que hace una web más atractiva, la diferencia es más notable todavía.
  3. Vídeo. Es el componente que más ha cargado las páginas web. Tanto los vídeos o elementos audiovisuales publicitarios como los corporativos aumentan el peso de una página hasta casi duplicarlo con respecto a cómo se mostraría sin él.

Pero si esto puede afectar al usuario final, la empresa no se queda al margen. Pongamos por caso el empleado de una tienda al que le solicitan un producto. Al no tenerlo en stock (previa consulta por intranet, que también influirá en cómo esté construida para una mayor o menor lentitud), acude a la página web del distribuidor para realizar la consulta. Dicho distribuidor ofrece este producto en pantalla tras realizar varios pasos desde la home a la categoría, subcategoría y tipo de producto.

La ficha del mismo se ofrece con varias imágenes redimensionadas y a gran resolución para verlo en detalle y puede que un vídeo demostrativo para dar ejemplo de su utilidad. Este proceso ha durado el doble que si hace años el mismo empleado realizaba la misma consulta a una página mucho más simple de su distribuidor. De hecho, si hubiera localizado el producto y su precio mediante un catálogo de papel el tiempo de espera habría sido sensiblemente menor.

Frente al hecho de que es toda una ventaja ver online el producto deseado y realizar incluso una petición de envío al momento, la empresa se encuentra con un empleado como el del ejemplo (uno de los casos menos agresivos) que dedica el doble de tiempo en atender a un cliente, lo que en términos económicos supone la mitad de posibilidades de obtener ingresos.

Existen otras situaciones como medios de comunicación que tienen que contrastar información, empresas que precisan de servicios de streaming para la obtención o transmisión de información, así como quienes se nutren de la descarga de dicho material con fines periodísticos, informativos o puramente comerciales. La posibilidad de que estas acciones puedan realizarse a mayor velocidad debería ser, hoy por hoy, una prioridad para todas las empresas.