5 factores imprescindibles para que los pagos móviles tengan éxito

Blog

Categorías

La reciente presentación del sistema Samsung Pay por parte de la compañía surcoreana y el informe que Visa Europa mostró a los medios, en el que se expone que para el año 2020 el pago con móviles entre los españoles alcanzará los 1.410 millones de euros por semana, deja en evidencia la imparable carrera de los pagos móviles para conquistar el mercado.

Según fechas de lanzamiento y estrategias comerciales de las empresas suministradoras de la tecnología necesaria para el auge de este mercado, a finales de año podría considerarse iniciado el despegue oficial de todo este entramado comercial que parece que cambiará nuestras formas de consumo en pocos años.

No obstante, aunque es patente la ventaja que supone realizar pagos móviles y el creciente interés que empresas y consumidores tienen en ello, todavía hay 5 factores imprescindibles que deberán afrontarse para que el éxito del sector sea incuestionable, más allá de estas predicciones positivas que llegan en cuentagotas.

  1. Comodidad de uso
    El factor más evidente y palpable por las demostraciones de todos los sistemas desarrollados es el de la comodidad de uso. Utilizar un móvil para un pago electrónico es mucho más cómodo, sencillo y eficaz que utilizar una tarjeta de crédito física o que el dinero en metálico. Se trata así del único factor ya demostrado y, precisamente, el que más asienta las bases para que el mercado de pagos móviles sea una realidad inminente.
  2. Seguridad en el pago
    Durante la presentación de Samsung Pay, la compañía se esforzó en recalcar que la información del usuario no se alojaba en bases de datos ni servidores. La razón de esta insistencia la encontramos en un ataque reciente a un servidor de huellas dactilares digitalizadas, que supuso el robo de información sensible para los usuarios, dejando evidente que el robo de una huella digital era infinitamente más peligroso que el robo de una clave secreta que podía modificarse.
    La seguridad es el factor más importante a la hora de establecer con éxito una estrategia comercial basada en pagos móviles. De momento, parece que el sistema aporta la suficiente protección al consumidor.
  3. Confianza del usuario
    De todos los factores imprescindibles para que los pagos móviles tengan éxito, la confianza del usuario es sin duda el que más va a costar de conseguir. En todo el mundo y con cierto hincapié en España, la confianza respecto a las transacciones digitales ha sido siempre un tema espinoso, al que toda empresa de comercio electrónico se ha visto expuesta. Superada esta barrera, el consumidor suele escoger el pago digital por encima del físico argumentando innumerables ventajas, pero el primer obstáculo de desconfianza siempre está presente.
  4. Integración del sistema
    Uno de los más importantes factores y el que más urgencia precisa es el de la integración del sistema. De poco servirá que los pagos móviles sean una realidad si las tiendas comerciales no pueden ofrecer la compatibilidad con este sistema. Esto requiere por tanto una inversión económica que debe asumirse como necesaria, para que se asiente esta nueva forma de pago. La promesa de una mayor rentabilidad es el mejor aliciente para acometerla.
  5. Durabilidad de la batería
    Los analistas de Internet consideran que el futuro pasa por un mundo sin problemas de energía, en el que las baterías se recargan de forma constante y la acción actual de uso de cargadores caerá en el olvido. Hasta que este prometedor futuro llegue, los pagos móviles se ven amenazados por la batería del dispositivo. Sin energía no funciona el móvil y el pago se convierte en una acción imposible. A nivel teórico, sería como decir que la tarjeta de crédito se olvida en casa o se estropea. A nivel práctico, sin embargo, la diferencia de veces en las que nos quedamos sin batería y en las que una tarjeta de plástico nos causa un problema para pagar es exponencialmente grande. La llegada de nuevas baterías o sistemas auxiliares de carga podrían solucionar este problema.