China implantará ciber-policías en algunas empresas de Internet de forma presencial

Blog

Categorías

Se trata de la nueva medida propuesta por el Gobierno chino para un control todavía mayor del crimen en Internet que nace en las empresas más importantes de la nación y que, precisamente, se dedican a negocios por Internet.

Algunos lo consideran tan sólo un paso más en el férreo control de las fuerzas del orden sobre los ciudadanos y empresarios chinos, con el fin de que la censura y el control de cualquier faceta social, económica y comercial esté bajo su tutela. Para otros, sobre todo los impulsores de la propuesta, se trata de un paso más allá en la lucha y prevención contra el crimen por Internet. Un avance evolutivo necesario para eliminar de raíz los denominados "ciberdelitos".

La propuesta, que todavía está pendiente de aprobarse finalmente en el Parlamento, consiste en la implantación presencial de ciber-policías o, lo que es lo mismo, de policías especializados en delitos informáticos, que observarán de primera mano cómo algunas empresas chinas y, sobre todo, sus trabajadores pasan el día delante del ordenador.

Independientemente de lo polémica que puede resultar esta medida y del hecho de que en China se implantará probablemente a corto plazo, dada la tendencia de control actual en la que se encuentra inmersa respecto a negocios por Internet, lo cierto es que desde otros países la medida no pasa desapercibida, hasta el punto de que se cuestiona la funcionalidad y rentabilidad real de tener ciber-policías presentes en la oficina.

La seguridad de una empresa es uno de los puntos prioritarios tanto para las empresas que funcione por Internet, como para cualquiera que realice acciones a través de la Red. Pero no son pocos los agentes participantes de esta seguridad activa. Por un lado los propios empleados deben estar formados en materia de seguridad, el departamento de sistemas debe ser capaz de recuperar la información perdida o que está siendo objeto de algún ataque externo. Y finalmente está la empresa proveedora de los servicios de seguridad correspondientes, ya sean anexos a un contrato de housing, cloud o similar o bien porque se contrata una empresa de seguridad informática específica.

En todo caso, la policía nunca está exenta de la comprobación de las acciones en Internet de una empresa, sobre todo si se trata de una multinacional que incluye información vital no ya sólo por factores económicos, sino incluso que pueden cambiar una sociedad por completo.

Este peligro de seguridad nacional es el argumento esgrimido por las autoridades chinas para proponer estar presentes ante las acciones de cada empleado. Sin embargo, muchas asociaciones y colectivos de trabajadores consideran que se vulnera múltiples derechos con esta acción. Parece poco probable que en empresas importantes de Internet en otros países se implante una medida similar, pese a que el control de ciberdelitos ya está en auge. En todo caso, nos queda esperar cómo afectará esto al rendimiento de las empresas que contarán (si se aprueba la ley) con policías especializados en delitos en la Red y que estarán junto a la máquina de café o en una reunión con el jefe de departamento.