Tecnología NFC (II): ¿Qué falta para que se use de forma constante?

Blog

Categorías

La tecnología NFC (Near Field Communication) ya está normalizada legalmente desde 2003. Desde entonces ya se consideraba que este sistema de conexión inalámbrica entre dos dispositivos a corta distancia iba a ser la tecnología del futuro. Más de una década después la sensación sigue siendo la misma, de hecho con mayor optimismo si cabe, pero todavía no hemos podido disfrutar de una expansión considerable en todos los países.

Se han desarrollado pruebas y se han implantado terminales TPV con NFC integrado. En España por ejemplo hay más de 500.000 (datos extraídos de Redes&Telecom, septiembre 2015). Sin embargo, en nuestro país las transacciones comerciales con NFC como método de pago no superan el 5%.

Familiarización con el sistema

Se considera que si la tecnología NFC es aceptada y atractiva para los compradores, la principal razón por la que no se implanta de forma más rápida es simplemente que no están familiarizados con ella. Aquí tiene mucho que ver la voluntad de los propios comerciantes en motivar el uso de esta tecnología para el pago por sus productos o servicios.

Convencimiento de su seguridad

A primera instancia, los compradores identifican una falta de seguridad en el proceso, en comparación con el uso de la tarjeta de crédito. Sin embargo, la realidad es que la conexión por NFC en distancias cortas (apenas se precisan 10 centímetros entre dispositivos) y la seguridad incluida en los sistemas del móvil si se utiliza como herramienta de pago, crean una situación ventajosa para ambas partes que evita la falsificación de datos o los robos de contraseñas y claves relacionadas.

Por otra parte el uso cotidiano del teléfono móvil asegura una supervisión constante de nuestro terminal de pago en comparación con otros medios como la tarjeta de crédito, que sólo es revisada o utilizada cuando se va a proceder con un pago o a sacar dinero de un cajero. Esto implica que en caso de robo o pérdida en muy poco tiempo se detecta su desaparición y se puede cancelar antes de que pueda realizarse cualquier operación no autorizada.

Consenso entre los actores

La tecnología NFC es interesante para operadoras, fabricantes de telefonía móvil y entidades financieras. Hay muchos actores interesados en la tecnología NFC y que podrían aprovechar todas sus ventajas para las operaciones comerciales y financieras con sus clientes. Sin embargo, no hay un modelo de negocio consensuado. Incluso se podría implantar un modelo de pago propio en cada caso, pero la confusión que ocasionaría esta solución descarta su utilidad. En lugar de ello, muchos prefieren esperar a un lento aterrizaje de la tecnología hasta que se implante de forma definitiva en la sociedad y el sector comercial, para lanzarse posteriormente a ofrecerlo a los clientes ya conocedores del sistema.

Despliegue tecnológico

Pese a la existencia de terminales con tecnología NFC, el despliegue tecnológico que se precisa para que en todos los comercios del país y máquinas de pago sea posible esta conexión todavía es considerable. El paulatino avance se puede constatar en países como Japón, Reino Unido o Estados Unidos, pero en otros como en España, pese a que la sociedad está preparada y sería fácil de implementar el sistema, el trabajo que queda es cuantioso. No obstante, como desde 2003 se viene vaticinando, será en el futuro una tecnología dominante entre los medios de pago.