¿Qué es la nube híbrida y por qué es importante?

Blog

Aunque no es el único barómetro, su auge y su potencial importancia hacen que Google Trends ilustre la evolución de desarrollos mejor que la mayoría. Busca el término "hybrid cloud" (nube híbrida) en Google Trends y verás una gráfica con forma de montaña que muestra el incremento del interés público, desde prácticamente el nivel cero a principios de 2010 hasta su pico máximo actual.

Ha habido momentos significativos en el camino, sobre todo con la inclusión del término en las previsiones de Gartner sobre las 10 principales tendencias tecnológicas estratégicas de 2014. Sin embargo, el interés nunca ha sido mayor de lo que es hoy.

Para aquellos que aún no están convencidos de la idea, aquí encontrarán una breve introducción.

Nube híbrida se refiere a un modelo de implementación TI que combina un centro de datos o de nube privada con la nube pública de un proveedor comercial como Amazon, Microsoft o Softlayer. La primera parte es una infraestructura privada utilizada por una empresa detrás de un firewall. La segunda es infraestructura pública. Las cargas de trabajo se mueven entre estas nubes privadas y públicas conforme según las necesidades, a través de una conexión cifrada.

Lo anterior responde a la pregunta "qué", pero ¿qué responder al trascendental "por qué"? Hay un montón de buenas razones para explorar la nube híbrida. Resulta clave el argumento que podría denominarse "lo mejor de los dos mundos": la seguridad y el control de lo privado, combinado con la agilidad y la flexibilidad de lo público. Y también hay muchas fuentes de conocimiento que están de acuerdo con ello. Por ejemplo, este documento de febrero pasado de IDC. En él Glen Duncan, de IDC, escribió:

"Las nubes híbridas son algo más que el punto medio entre lo público y lo privado. Las nubes híbridas, cuando están diseñadas correctamente, integran computación, almacenamiento, seguridad, redes, aplicaciones y gestión en un "espacio de trabajo" común y muy organizado  dentro o fuera de las instalaciones, que permite que las operaciones  TI y los desarrollos de aplicaciones aprovechen la velocidad y agilidad de la nube pública en combinación con las herramientas, los sistemas y las políticas existentes utilizadas en el centro de datos de la empresa".

Así que si eso cubre el "qué" y el "por qué", vamos a avanzar hacia el "dónde" debes construir tu nube híbrida. Glen Duncan siguió argumentando en su documento que la ubicación es "un elemento importante en el desarrollo de la nube híbrida": estamos de acuerdo. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que uno de los factores de éxito clave para la nube híbrida es brindar la mejor conectividad entre las nubes y los centros de datos, en términos de funcionamiento, rendimiento y seguridad.

Un argumento que se confirma en una reciente encuesta de IDG, que afirma que el 90% de las organizaciones europeas identifican la conectividad entre las cargas de trabajo en las instalaciones y en la nube como la mayor barrera para la adopción de un sistema de nube híbrida.

Así que si la conectividad es la principal preocupación, ¿por qué el modelo colocation es la respuesta? La mejor manera de responder a esto es mirar las alternativas. Internet es una de las opciones, pero sufre problemas de latencia, rendimiento y seguridad.

Otra opción es extender tu red de área extendida (WAN), pero esto tiene inconvenientes tanto en relación a la escalabilidad como a los costes - especialmente cuando se están ejecutando cargas de trabajo de gran volumen y se necesita conexión a varias nubes.

Al alojar la infraestructura propia en el mismo centro de datos en el que se ubican los puntos de acceso a las plataformas cloud públicas, se eliminará las preocupaciones mencionadas sobre la conectividad. Esto permitirá construir una solución de infraestructura TI eficiente, preparada para el futuro y con el nivel de servicio adecuado.