Fibra óptica (II): la oferta de Más Móvil para colocarse como el 4º operador nacional

Blog

Categorías

El objetivo de Más Móvil es bastante ambicioso. La operadora (según puede extraerse de la presentación ofrecida por su CEO, Meinrad Spenger, en la Bolsa de Madrid el pasado octubre) tiene entre sus planes convertirse en el cuarto operador nacional junto a Movistar, Orange y Vodafone, para lo que se ha fijado el año 2018 como el momento en que conseguirá alcanzarlo.

Es sin duda un reto difícil de asumir, teniendo en cuenta la naturaleza original de Más Móvil como operador virtual. Sin embargo, la estrategia de adquisición de activos que está llevando adelante persigue ese objetivo con mayor o menor acierto. Con todo, es la fibra óptica la que se presenta como el camino más fiable para conseguir ofrecer un servicio con suficiente calidad como para competir con los otros operadores.

En este sentido, Spenger ha identificado los espacios geográficos en España donde la red de fibra óptica todavía no ha llegado y considera que es en estos lugares de donde puede sacar la horquilla de clientes necesaria para alcanzar las metas impuestas.

En la actualidad, hay 3,8 millones de personas que se encuentran en ciudades con una población de entre 10.000 y 50.000 habitantes, y 1,4 millones en ciudades de entre 5.000 y 10.000 habitantes. Debido a que están situadas en enclaves con poca población, todavía no disfrutan de las infraestructuras necesarias en las que se enmarca el uso de fibra óptica.

La fibra óptica como mecanismo imprescindible

Pero ante el análisis del sector de las telecomunicaciones, cabe preguntarse por qué la fibra óptica se erige como mecanismo imprescindible para ofrecer un paquete de servicios competitivo. Esta tecnología ya no sólo es clave para que Más Móvil consiga aumentar su cartera de clientes, sino que el resto de operadores la considera clave en sus estrategias de negocio.

La velocidad, la calidad y la estabilidad de los datos que se transmiten por medio de la fibra óptica no sólo supera a cualquier tecnología anterior, sino que además permite ofrecerlos en un paquete global de telecomunicaciones que abarca varios servicios con una oferta más económica. De esta forma, es más rentable contar con un sólo operador para todos los servicios de telefonía fija y móvil, banda ancha y televisión de pago, que contratar ofertas individuales que son menos rentables.

Pero lo cierto es que si Más Móvil está interesada en invertir en fibra óptica, la competencia no se queda atrás. Movistar, por ejemplo, abarca casi el 77% de los nuevos accesos creados en el año 2014, que se enmarcan en las grandes poblaciones.

Por su parte, Jazztel ha sido el que mayor aumento en la inversión de infraestructura ha realizado este año llegando al 67% con 428 millones de euros centrados en instaurar la banda ancha de nueva generación. Por su parte, Vodafone también entra en escena tras la compra de Ono con una acumulación de clientes sumada a una inversión monetaria de hasta 1.153 millones de euros, que le otorga un crecimiento del 53%, también basada principalmente en este vuelco hacia la fibra óptica.