Nube híbrida (II): 3 cuestiones a considerar

Blog

Categorías

El trabajo en la nube es claramente un paso evolutivo a nivel tecnológico necesario para casi todas las empresas, gracias a sus ventajas de escalabilidad, flexibilidad y capacidad de almacenamiento. Sin embargo, la nube privada no es siempre una opción asumible, en la mayor parte de los casos por una limitación de presupuesto. Dado que trabajar exclusivamente en la nube pública plantea ciertos riesgos de seguridad y también frenos a la innovación y al desarrollo, la mejor opción existente es la combinación de los recursos propios y públicos: la nube híbrida. No obstante, todo profesional que se acerque a este servicio se plantea como mínimo estas tres preguntas:

1. ¿Cómo funciona un sistema de nube híbrida?

La nube híbrida aprovecha las ventajas que ofrecen por separado la nube privada y la nube pública en un solo servicio. De esta forma, se mantiene la infraestructura privada pero con la facilidad de conectarse a la nube pública cuando se necesita, por ejemplo, capacidad adicional de computación, migración de cargas de trabajo o expansión de almacenamiento. Mediante conexiones directas entre ambas nubes se puede aumentar la seguridad y mejorar el rendimiento con reducciones de costes.

2. ¿Qué ventajas ofrece la nube híbrida?

Uno de los principales atractivos de la nube híbrida es el aprovechamiento de la escalabilidad en la nube pública. Pagar exclusivamente por aquello que se utiliza es una ventaja para cualquier empresa, que no desea invertir en recursos ociosos para un futuro incierto. Con la nube híbrida se aumenta el servicio acorde a las necesidades de cada momento y el coste se vincula a lo que estrictamente se utiliza.

Por otro lado, se aprovecha la dualidad de la nube híbrida para manejar la seguridad de la información acorde a las necesidades empresariales y legales. Muchas compañías escogen el almacenamiento con un sistema de seguridad propio en la nube privada para la información más sensible, mientras que otros datos con menores requisitos de protección se almacenan en la nube pública.

Otra ventaja a tener en cuenta es la calidad del servicio. Si nos centramos en términos como latencia, nos encontramos con que la nube híbrida interconectada en forma directa mejora el rendimiento al eliminar problemas de ancho de banda o inestabilidad.

3. ¿Qué seguridad ofrece la nube híbrida?

Como es lógico, la mayor preocupación en relación a la metodología de trabajo en la nube está relacionada con la seguridad de acceso y de gestión de la información. Si bien es cierto que no existe cobertura total ante ataques externos, la utilización de conexiones directas y privadas a la nube híbrida permite reducir al máximo este riesgo. Con las mejoras que ya se están implantando para el rendimiento y la fiabilidad de las conexiones, las empresas pasarán más cargas de trabajo a las nubes públicas y privadas. Es importante la planificación de estos movimientos para elegir las opciones adecuadas en cada caso y aprovechar los beneficios de escalabilidad y rendimiento que ofrece el modelo híbrido.