¿Por qué la tecnología triunfa en el aula?

Blog

Categorías

El diseñador Will Wright, creador de Sim City y de los Sims (el videojuego para PC más vendido de la historia) ha explicado en numerosas ocasiones cómo su primera creación le ayudó en el proceso de diseño de estos éxitos.

Su nombre era "Raid on Bungeling Bay" (1984), un juego de acción en donde se controlaba un helicóptero. Sin embargo, los jugadores disfrutaban más construyendo sus pantallas con el editor de niveles que controlando al helicóptero. Esto le motivó para desarrollar Sim City, donde el usuario era constructor y gestor de una ciudad. Wright ha explicado en sus conferencias que los videojuegos pueden servir también como herramienta de educación a base de construir y crear digitalmente nuevos conceptos.

No somos conscientes de esta faceta educativa del juego, incluso en casos como el popular Minecraft, donde el componente creativo es el que fomenta su popularidad entre los niños y jóvenes.

Esta aplicación en el aula de los videojuegos permite a las nuevas generaciones aprender en un formato atractivo. La iniciativa MinecraftEdu motiva a los profesores a llevar a sus aulas el famoso videojuego para estimular la imaginación del niño con la creación de todo tipo de infraestructuras y fomentar hábitos saludables. Aprenden idiomas, ciencia y matemáticas con recursos del juego, creando y explorando mundos nuevos.

Probablemente con usos más enfocados a estudiantes de mayor edad, Oculus Rift también podría modificar el entorno educativo para siempre. Si hace años la realidad virtual (VR) era un sueño tecnológico, hoy en día es más real que nunca gracias a esta clase de dispositivos. En la República Checa, los estudiantes del Instituto Mendel de Opava usan VR en lecciones virtuales con modelos de esqueletos para aprender anatomía y biología. Utilizar la realidad virtual supone ofrecer al estudiante una inmersión completa en el contenido ofrecido, que puede ver y sentir en primera persona.

También los niños y jóvenes descubren el uso de los móviles para ayudarlos en su aprendizaje: se utilizan para buscar material, participar en juegos educativos o colaborar en trabajos en equipo. Por propia iniciativa acceden a recursos de video online para complementar sus tareas. Asimismo, perciben el valor de las redes sociales como una manera de conectar sus vidas dentro y fuera del colegio. Están desarrollando soluciones a medida para aprender según sus necesidades, y de esta manera se hacen más eficientes en la búsqueda de herramientas educativas.

Por sí sola, la tecnología no sustituye el aprendizaje en el aula; su efecto en general es desarrollar la capacidad humana, por lo que estos nuevos recursos y herramientas aumentan la capacidad pedagógica de los profesores, que resultan piezas clave en la formación tecnológica de sus alumnos.

Fotos: Campamentos tecnológicos para niños en Interxion.

Imágenes relacionadas