Blockchain creará empresas sin personas en el futuro

Blog

Categorías

Se habla mucho de blockchain; la tecnología está en un estadio inicial y complejo de su desarrollo. Los expertos están convencidos de su poder para transformar el comercio global y la promesa que encierra de democratizar el intercambio de cualquier tipo de valor.

El núcleo disruptivo de blockchain es su capacidad de resolver el problema de probar que cuando alguien envía algo digital (por ejemplo los bitcoins), no se queda con una copia o se lo envía a 10 personas más. La posibilidad de tener un registro de este tipo es fundamental para la economía global.

La visión del futuro de blockchain pasa también por su capacidad para desarrollar “contratos inteligentes”. Estos contratos se generan y programan para su autoejecución de diversas maneras. Un ejemplo podría ser el caso de los bienes inmuebles: un título de propiedad que se podría verificar online en un registro de la propiedad, y luego el mismo documento se autoenviaría automáticamente a un nuevo propietario, eliminando los trámites notariales para verificar la legitimidad de la transacción.

Algo similar sucedería con los contratos entre empresas. En el futuro podría existir un marco jurídico más automatizado. Los especialistas jurídicos e informáticos prevén un sistema en donde existirían contratos de aplicación automática, autocontrolados, que darían lugar a la creación de compañías sin propietarios: organizaciones autónomas distribuidas.

Un ejemplo de este nuevo formato, citado por Matt Ridley en su libro “The Evolution of Everything”, lo encontraríamos, por ejemplo, al pedir un taxi. No solo vendría seguramente un coche sin conductor, sino que pertenecería a una red informática y no a un ser humano. La red se ha financiado, ha firmado contratos y se hace cargo de suministrar los vehículos; su casa matriz es la propia red.

Estas nuevas organizaciones plantean asimismo dudas sobre sus responsabilidades jurídicas. No está claro quién es el responsable real de sus operaciones. Si hay daños, tampoco se sabe ahora cómo exigirles que paguen daños, ya que sus recursos no pueden ser incautados por pertenecer a una organización con soberanía absoluta sobre ellos.

Se abre un futuro insondable sobre el impacto que tendrá blockchain sobre la economía, la jurisprudencia y las transacciones comerciales. El potencial del software puede crear un sistema de compañías que se poseen a sí mismas y que comercian exclusivamente mediante máquinas. Es un concepto muy disruptivo y cuyas consecuencias son difíciles de asimilar.