Centros de datos (I): ¿Cómo evolucionan en la nueva economía digital?

Blog

La rápida evolución del mundo tecnológico está ejerciendo presión sobre los centros de datos. El papel de estos últimos no ha cambiado mucho sus funciones y requerimientos, ya que se sigue demandando su alta disponibilidad, redundancia y gestión profesional. Sin embargo, el impacto de las nuevas tecnologías y la exigente demanda de los usuarios de internet están provocando la adaptación de los centros de datos.

La consultora Gartner enumeraba en un artículo algunos de los factores que están generando esta evolución. Entre ellos se menciona la interconectividad entre personas, empresas y dispositivos: el volumen de datos y la velocidad necesaria para transmitirlos serán factores a manejar por los centros de datos. Más allá del tráfico que generan, estos ingentes volúmenes de información generada por aplicaciones y dispositivos deben ser también analizados en tiempo real.

A su vez, un mundo interconectado en el Internet de las Cosas requiere un sistema de gestión de riesgos innovador, que cubra la mayor cantidad de incidencias que puedan surgir. Por un lado, los desarrolladores tendrán un arduo trabajo para conseguir cubrir estos riesgos. Por otro lado, los responsables del servicio deberán crear nuevas estrategias que garanticen dicha cobertura.

Los nuevos despliegues de nubes híbridas también generan diferencias en la forma en que se planifican, presupuestan y ejecutan los servicios IT. La proporción del gasto en proyectos digitales, basados en la nube y en servicios asociados va en aumento. Es así que los centros de datos deben estar preparados para afrontar requerimientos diferentes de infraestructura y conectividad para conectarse a la nube.

Y los gestores de los CPD cuentan ahora también con dispositivos móviles más sofisticados que les permiten controlar la infraestructura en forma remota. Obviamente, el hardware que engloba los centros de datos (servidores, equipos de red, material de almacenamiento), también evolucionará, modificando la manera en que esos gestores llevan sus procesos de adquisición y gestión. 

En resumen, se visualiza un servicio de centro de datos más ágil y eficiente, así como también más seguro ante los nuevos riesgos. Gartner compara asimismo el rol del centro de datos del futuro con una fábrica en primer lugar, donde se conectarán y almacenarán los datos de millones de dispositivos; y en segundo lugar con un laboratorio, en el que se analizarán estos datos para ser utilizados en la gestión de negocio.