Coche compartido (II): llega el modelo autónomo de la mano de General Motors y Lyft

Blog

Categorías

La industria automovilística está en un proceso de transformación importante, desde que compañías tecnológicas como Uber o Alphabet han comenzado a desarrollar sus propios sistemas mecánicos y electrónicos desde Silicon Valley.

Coches eléctricos, híbridos y autónomos: las posibilidades de desarrollo han motivado que algunas empresas automotrices decidan aliarse con marcas tecnológicas para poder seguir este ritmo de desarrollo imparable.

El ejemplo más reciente lo ha protagonizado General Motors con un acuerdo de colaboración con Lyft (una empresa con un servicio similar a Uber) y Cruise Automation, empresa especializada en el desarrollo de conducción autónoma. Según lo establecido en el acuerdo, comenzarán a probar coches eléctricos sin conductor en vías públicas durante los próximos meses.

General Motors tiene intereses económicos en sus dos socios para este emprendimiento: Cruise Automation fue adquirida por GM, y en el caso de Lyft ha invertido recientemente 500 millones de dólares.

Con uno de los principales rivales de Uber como aliado, GM quiere adelantarse a la competencia y convertirse en la primera gran marca del sector que aprovecha el potencial de sistemas de coche compartido como es el caso de Lyft. Esta empresa también se beneficia de la asociación con GM, ya que es bastante más pequeña que Uber y tiene menos poder económico.

El objetivo según Lyft es investigar y desarrollar la tecnología autónoma entre las tres empresas e introducirla luego en el mercado. La unión entre coche eléctrico, autonomía de conducción y una plataforma para compartir vehículos puede convertirse en una solución ideal para las grandes ciudades.

Una app para generar confianza

La desconfianza de los usuarios hacia los sistemas autónomos de conducción se acrecienta en este caso con la adición de la dependencia en otro sistema: el de coche compartido, en este caso Lyft.

Para paliar esta situación, han desarrollado una aplicación para que el usuario se pueda comunicar directamente con el automóvil. Permite un contacto directo con un asistente de GM para solventar dudas o problemas, y ofrece además información sobre el trayecto, cuándo se ha terminado el viaje o cuándo puede retirarse el vehículo.

El coche eléctrico de GM que se utilizará para las pruebas de conducción autónoma será el Chevrolet Bolt. Actualmente, la unión de Lyft y GM ofrece el Chevrolet Equinox en Chicago como vehículo para los conductores que contratan el servicio de transporte. El objetivo es que los dos modelos de Chevrolet conformen la oferta de Lyft para coches tanto con conductores como sin ellos.