Blockchain ya está en la agenda digital de los gobiernos

Blog

La noticia llega desde Polonia, donde el gobierno está iniciando un proceso de modernización de los organismos estatales. El Ministerio de Asuntos Digitales polaco ha lanzado un plan para digitalizar los servicios públicos, desarrollar soluciones de pago sin efectivo e implementar la identificación electrónica.

La idea principal que sostiene el plan es la mejora de los “e-servicios” gubernamentales. El objetivo es hacerlos seguros e integrarlos al máximo, para convencer a los ciudadanos de que los pueden utilizar siempre y que serán capaces de manejar las diferentes situaciones que surjan. El proyecto incluye la capacitación digital para los ciudadanos de cualquier franja etaria.

El plan de digitalización gubernamental incluye ingredientes novedosos. Ya en 2013 el gobierno polaco había defendido la legalidad de bitcoin. Con la presentación ahora del plan de digitalización, se pone el foco en acordar un marco legal y regulatorio para las divisas digitales. Polonia sería un país pionero si logra integrar la tecnología blockchain al sistema. En un documento emitido hace unos meses, el Ministerio de Asuntos Digitales identifica tres tecnologías para acelerar el desarrollo del país: junto a blockchain, suman a bitcoin y al Internet de las Cosas (IoT).

Por otra parte, el gobierno ha comenzado una serie de reuniones con representantes de empresas de divisas digitales, de la Asociación Polaca de Bitcoin, así como abogados y académicos para intercambiar ideas sobre su proyecto de digitalización en el sector público.

El país deberá crear un entorno favorable al desarrollo de estas tecnologías, así como acordar una normativa de uso legal, con derechos y obligaciones que amparen a los usuarios de blockchain y de bitcoin. Más allá de la regulación, se deberá informar a los ciudadanos sobre los riesgos en la adquisición de criptodivisas.

Se requerirá también la participación de la Unión Europea para establecer los cauces económicos y legales sobre los que desarrollar blockchain para sus aplicaciones en servicios financieros y en el resto de la economía europea.