Francia quiere convertir a la administración pública en una plataforma virtual

Blog

Categorías

La mayoría de las aplicaciones que utilizamos tienen una manera sencilla de crear un usuario, o permiten iniciar sesión con nuestras credenciales de Facebook, por ejemplo. Es parte del servicio que nos ofrecen: la tecnología facilita la interacción con el usuario.

En cambio, cuando nos conectamos a las páginas web de las administraciones públicas, la experiencia es muy diferente. Los entornos informáticos son antiguos y nos exigen identificaciones nuevas y a veces con credenciales complicadas de obtener. No es posible conectarse con nuestro usuario de una red social; este impedimento tiene su lógica, dado que estas redes son empresas privadas que rentabilizan comercialmente la información personal de los usuarios.

Francia se ha planteado desde hace algunos años cómo facilitar a los ciudadanos la interacción con la administración pública, introduciendo el concepto del estado como una plataforma virtual. Los ciudadanos utilizan así FranceConnect, un sistema que permite conectarse a todas las páginas web administrativas mediante el número de identificación fiscal del usuario. Adicionalmente, puede utilizarse el número de la seguridad social, o la cuenta del usuario en La Poste (el servicio francés de correos) para iniciar sesión.

Se puede así navegar y hacer gestiones por los sitios web de las administraciones tanto a nivel local como nacional. Todas las páginas adheridas a FranceConnect comparten las credenciales de acceso de cada usuario, por lo que no es necesario crear nuevas cuentas. En el futuro, también se podrán compartir documentos entre los distintos organismos.

Para ello, por supuesto, el desarrollo de FranceConnect ha respetado las regulaciones de la Unión Europea, uno de los puntos más críticos para un desarrollo abierto, pero aún así el sistema plantea bastantes ventajas. Una de las más interesantes es ofrecer API sobre las que trabajar a disposición de los desarrolladores. Se facilita así a la administración pública o a los ciudadanos, diferentes sistemas de conectividad entre sus perfiles virtuales en FranceConnect y en otros servicios públicos.

El objetivo es que conforme se desarrolle el sistema, los ciudadanos franceses no tengan que acudir a complejas contraseñas o al envío de correos postales con claves de acceso. Simplemente tendrán que utilizar su identificación en FranceConnect y acceder al sistema público vinculado en el que desea realizar cualquier trámite que en las circunstancias actuales supondría una inversión considerable de tiempo y esfuerzo.

La estrategia francesa para llevar adelante este proyecto tiene dos vertientes:

  • Por una parte, software de código abierto que permite el desarrollo de API. De esta forma, el estado no tiene necesidad de invertir en proyectos IT de largo recorrido y casi obsoletos cuando finalmente son lanzados.
  • Por otra parte, el usuario tiene un lugar de relevancia en la iniciativa. Cada persona sigue controlando sus datos; su información personal no será compartida salvo que exista aprobación para ello.

A pesar de que aún queda camino por recorrer para integrar más organismos en la iniciativa y avanzar en las soluciones que brindará el sistema, los resultados son muy alentadores. Se hace real la promesa de cambiar en forma radical nuestra relación con las administraciones públicas.