El uso del agua, una preocupación constante en los centros de datos

Blog

Categorías

Bloomberg ha publicado recientemente un artículo sobre la preocupación surgida en el estado de California, Estados Unidos, sobre el uso en centros de datos de un recurso escaso: el agua.

California vive al mismo tiempo dos situaciones enfrentadas:

  1. Es el estado con más centros de datos del país: más de 800 de ellos, de acuerdo a datos de 451 Research.
  2. Está sufriendo el quinto año consecutivo de sequía: el gobernador Jerry Brown ha emitido un decreto para extender a largo plazo medidas de emergencia para la restricción en el uso del agua.

Quienes han levantado la voz de alarma son los fondos de inversión que tienen intereses en compañías ubicadas en California. Estos fondos, junto con grupos defensores del medioambiente están estudiando la situación para evitar que el consumo de agua en los centros de datos se convierta en un lastre para sus inversiones.

¿Qué hacen los gigantes de internet al respecto?

Las grandes tecnológicas se han volcado desde hace tiempo en aumentar la eficiencia en el uso de agua de sus centros de datos.

Facebook aplica una combinación de aire y agua fría para refrigerar sus centros de datos. Según su Director de Sostenibilidad, Bill Weihl, han diseñado sus centros de datos para que consuman un 50% de agua menos que en un centro de datos estándar. En uno de sus centros de datos en Oregon, EE.UU., recogen agua de lluvia y trabajan con el ayuntamiento local para reciclar aguas residuales entre otras medidas.

Google ha diseñado sus centros de datos para aprovechar más el aire para la refrigeración y minimizar así el uso del agua. Además, cada año o año y medio su tecnología de refrigeración es rediseñada para mejorar las soluciones. Se basan en el principio de que no existe una solución única, sino que ajustan el diseño de cada edificio para mejorar el rendimiento y la eficiencia según su ubicación.

El impacto medioambiental de la nube

La rápida expansión de los nuevos recursos tecnológicos en los últimos años ha acelerado la expansión de los centros de datos en todo el mundo. En el año 2010, éstos representaban ya el 0,2 por ciento de las emisiones totales de dióxido de carbono, comparado con el 0,6 por ciento de las emisiones de compañías aéreas, según un reporte de McKinsey.

La urgencia por aumentar la eficiencia en el uso del agua está llevando a tener en cuenta el factor de la geografía al construir centros de datos. Es el caso del CPD de Facebook en Lulea, Suecia, cerca del Círculo Polar Ártico. Google tiene ya cuatro centros de datos ubicados en el norte de Europa.