Blog

Mejoras en la calidad del WiFi en los vuelos europeos

Un nuevo satélite proporcionará conectividad mejorada en los trayectos de corto recorrido en Europa

Por: Raquel Figueruelo

La conexión WiFi que se ofrece en algunos vuelos de grandes aerolíneas ha venido siendo hasta ahora un servicio básico y de poca calidad y que falla de forma constante. La solución podría estar en las comunicaciones vía satélite.

Inmarsat, el mayor operador de satélites del Reino Unido, ha decidido lanzar un nuevo satélite en un plazo de dos años con el fin de ofrecer una conexión WiFi real en cualquier viaje, mejorando la calidad de este servicio para las aerolíneas que quieran ofrecerlo. Este nuevo sistema ha sido construido en colaboración con Deutsche Telekom de Alemania.

Las aerolíneas del grupo IAG (Aer Lingus, British Airways, Iberia y Vueling) serán las primeras en instalar en sus aviones el equipo necesario para ofrecer este servicio de WiFi mejorado. Lufthansa también ha anunciado que hará pruebas para aplicarlo en un futuro.

Satélites y antenas para mejorar la señal WiFi

Con el lanzamiento del satélite en la banda S con éxito y tras su puesta en órbita, este podrá dar servicio de Internet a bordo. Para ello, se fijarán antenas en la parte superior de los aviones, lo cual permitirá su conexión con las señales procedentes del espacio.

Las comunicaciones se complementarán con el acceso a Internet vía terrestre, para lo cual se ubicarán terminales en el vientre de los aviones para enlazar con 300 nuevas torres 4G-LTE concentradas a lo largo de las principales rutas de europeas de vuelos de corto recorrido.

Los aviones que recibirán Internet vía satélite estarán equipados para generar redes WiFi que puedan utilizar los pasajeros, quienes simplemente se tendrán que conectar a un punto de acceso, de la misma forma que si estuvieran en un café o un hotel, para ver vídeos o navegar por la web.

Este sistema es uno de los progresos más importantes de la European Aviation Network (EAN), una iniciativa que busca mejorar la conectividad en el espacio aéreo europeo, uno de los más transitados del mundo.

Para poder ejecutar los proyectos de EAN, Inmarsat necesita los permisos individuales de cada estado miembro de la Unión Europea a través de una licencia nacional para el segmento espacial y el elemento terrestre. Inmarsat actualmente cuenta con los permisos de los Estados miembros de la UE y está a la espera de tres licencias para el funcionamiento de la red de torres de tierra: Alemania, Francia y el Reino Unido.

Por su parte, las compañías Viasat y Eutelsat pretenden poner en órbita en 2021 el satélite más potente jamás construido, que tendrá un rendimiento total de 1 Terabit por segundo. Este proyecto ofrecerá conexiones muy superiores a las actuales, incrementando la oferta de conectividad inalámbrica para los países de la Unión Europea.