Blog

Los datos desconectados, oportunidades perdidas para la empresa

Los sistemas legacy y la imposibilidad de integrar diferentes tecnologías IT provocan pérdidas de negocio en las empresas.

El volumen de tráfico IP que circula a nivel mundial sobrepasa el zettabyte anual y se triplicará para el año 2021, según un reporte de Cisco Systems. Parte de este océano de datos corresponde a la información generada por las empresas, como por ejemplo operaciones y servicios con clientes, reportes financieros, recursos humanos, marketing y tendencias de mercado.

El rápido crecimiento de este volumen de información, junto con la existencia de tecnología legacy y la desconexión entre diferentes sistemas y áreas corporativas puede tener consecuencias muy negativas para la innovación y el desarrollo de nuevos productos en las empresas.

A menos integración, más pérdidas

Según un estudio de SnapLogic realizado por Vanson Bourne, los datos desconectados están afectando negativamente la capacidad de las organizaciones para avanzar en nuevos proyectos y oportunidades de negocio. El estudio estima que las pérdidas sufridas por la desconexión de sus datos alcanzan los 140 mil millones de dólares anuales.

Actualmente, las empresas están luchando por integrar el acceso a la información corporativa a través de un creciente número de aplicaciones y sistemas. El problema es especialmente preocupante en grandes compañías con múltiples divisiones, oficinas globales y sistemas TI, donde los datos quedan disponibles solo para el departamento que los recoge, sin que lleguen a cruzarse entre áreas. Mucha de esta información está además atrapada en sistemas antiguos, heredados de procesos anteriores a la digitalización, que no pueden ser vinculados a sistemas más modernos son los servicios cloud.

Algunos números de la encuesta incluida en el estudio, llevada a cabo entre 500 empresas con más de 500 empleados en Estados Unidos y Reino Unido, son preocupantes:

  • El 41% de los encuestados afirmó tener información crítica atrapada en sistemas que no pueden vincularse a entornos cloud.
  • Para el 47% la información desconectada está impactando negativamente en la habilidad de la empresa para desarrollar productos y servicios.
  • El 31% ha sufrido pérdidas de datos o incumplimiento de la protección de datos como resultado de movimientos manuales o adaptaciones de código para integrar los datos.
  • Un 30% observa que diferentes áreas de la empresa obstaculizan la colaboración al sobreproteger sus propios sistemas y datos.
  • El 21% admite desconocer la información que poseen otras áreas sobre el negocio.

Para algunas empresas encuestadas, la situación es crítica: el 17% admite no tener conocimiento del origen de todos los datos que reciben. Casi una tercera parte ha sufrido pérdidas de datos, errores o riesgos de privacidad al intentar integrar su información. Una de cada tres empresas reporta que los departamentos internos obstaculizan la integración al proteger demasiado sus propios sistemas y datos.

Como resultado de esta situación, los empleados pasan una media de ocho horas por semana buscando, ingresando o trasladando datos, disminuyendo la productividad y eficiencia de las organizaciones.

Más conectividad entre datos

Muchos de los problemas actuales de las empresas respecto a su integración de datos tienen como origen procesos incompletos de transformación digital, que carecen de una visión a largo plazo de cómo los nuevos sistemas y aplicaciones interactuarán entre sí. Esta falta de integración de la información corporativa afecta a la toma de decisiones y a los resultados de negocio, que se traducen como mencionábamos en pérdidas económicas por duplicar esfuerzos o por el tiempo y los recursos malgastados.

Más allá de la tecnología legacy, deberán identificarse asimismo la información y los sistemas desconectados para eliminar situaciones que impidan resultados exitosos. Las empresas deben replantearse cómo se utilizan los datos dentro de cada equipo y cómo se comparte la información entre departamentos. Las mejoras que se realicen tendrán un impacto positivo sobre la competitividad y el servicio al cliente.