Blog

¿Cloud o colocation? A veces no hace falta elegir

En la búsqueda de seguridad para guardar la información, la respuesta correcta es quedarse con ambas opciones.

Cuando las empresas piensan en la seguridad de sus datos, saben que su almacenamiento debe cumplir con condiciones de seguridad y redundancia, además de la observancia de normas como el RGPD.

A la hora de definir estas condiciones, a las que suman en muchos casos restricciones financieras, surgen dudas tales como dónde almacenar la información crítica o cuál es el nivel de redundancia necesario. Y a continuación viene la pregunta más difícil: ¿cloud o colocation?

Un conflicto que no es tal

La pregunta anterior no debe convertirse en una elección: actualmente, los recursos se despliegan en ambas ubicaciones. Las compañías que ya han migrado parte de sus recursos a la nube mantienen la necesidad de contar con centros de datos locales. Esto se debe tanto al cumplimiento de requerimientos legales como a exigencias de sus clientes en cuanto a la ubicación geográfica de la información.

Con la arquitectura híbrida en mente, la ubicación de la infraestructura local cobra especial relevancia. Frente al tradicional modelo de centro de datos on premise, hoy en día la elección del modelo de colocation (alojamiento en un centro de datos especializado) asegurará a la empresa los recursos y la flexibilidad para el futuro crecimiento. Los centros de datos especializados ofrecen ventajas para instalar soluciones híbridas, tales como:

  • La escalabilidad requerida para las aplicaciones cloud presentes y futuras,
  • Las certificaciones para cumplir con requisitos legales y de clientes,
  • Un equipo profesional 24x7, que se encarga de la gestión del centro de datos y del soporte técnico

Convertir al centro de datos en un servicio reduce notablemente el coste de propiedad y aumenta la fiabilidad de la infraestructura.

¿Por qué la especialización del centro de datos da más valor a sus clientes?

Como mencionábamos al principio, la gestión de la información requiere hoy contar con más recursos, más flexibles. Si una empresa se encuentra ante el desafío de mantener un centro de datos propio o necesita actualizar un CPD que ya no es eficiente o no tiene las conexiones adecuadas, buscar un centro de datos como servicio puede ser la solución.

El data center especializado ofrece hoy en día una serie de ventajas difíciles de reproducir a menor escala. Entre ellas podemos mencionar:

  • Proximidad a grandes proveedores cloud,
  • Opciones de conectividad con múltiples operadores de telecomunicaciones,
  • Conexiones directas, seguras y económicas a las nubes públicas.

Además,en estas instalaciones se alojan numerosos proveedores que entregan allí sus servicios a otros clientes, formándose así una comunidad que saca partido del alojamiento en el mismo centro de datos.

Si el desafío es proveer recursos adecuados para la gestión de la información, un despliegue híbrido entre la nube y un centro de datos de colocation con conexiones privadas y directas será la respuesta más eficiente al dilema.